Selección Los Singulares

2 Amaren Blanco Fermentado en Barrica + 2 Pago de Cirsus Chardonnay + Gorka Izagirre G22 + Val de Vid Verdejo

90,00IVA incl.

Amaren Fermentado en Barrica 2018

Viñas viejas, vinos modernos

Amaren blanco Fermentado en Barrica no es un capricho siguiendo una moda como actualmente disfrutan los blancos. Es el resultado de buscar no solo fruta y frescura, sino también complejidad. Si los suelos escogidos son excelentes para los tintos, también lo serán para los blancos. Por eso Juan Luis Cañas escogió en la Rioja Alavesa las uvas de laderas y de terrenos con escasa retención de agua donde las raíces tienen que explorar, en lo más profundo del subsuelo, los minerales y microorganismos que lo enriquecen. La consecuencia es un rendimiento bajo, con unos granos más pequeños y por lo tanto con un hollejo pleno de complejidad.

La composición del vino es de un 85% de Viura de bajo rendimiento que aporta frescura y frutosidad con un 15% de Malvasía riojana que dota al vino de cuerpo y carácter. Viñedos que se encuentran en las partes mas altas de las viñas con edad superior a 50 años. La fermentación en barrica implica la actividad de las lías finas que proporcionan sedosidad, dulzura y volumen. Un vino capaz de envejecer tanto como un tinto, estando en su mejor momento entre 1 y 3 años. Los 8 meses en barrica no resta un ápice de frescura y frutosidad, añadiendo la complejidad de los ahumados, cremosidad y con leve recuerdo a pastelería fina.

Val de Vid Verdejo 2019

Vinos de Verdejo de calidad excepcional

Val de Vid Verdejo es la expresión de esta vid castellana capaz de identificarse varietalmente incluso con pocos años de cultivo. Por eso Bodegas Val de Vid consideró que las viñas con una edad media de 23 años ya es suficiente para ofrecer un vino monovarietal.

Elaborado en un 100% Verdejo, los racimos se mantuvieron en una maceración pelicular entre 6 y 12 horas a una temperatura muy baja con el fin de extraer de la piel de la uva todas las propiedades que no se encuentra en la pulpa, así como potenciar las sensaciones en boca. La fermentación se produjo a bajas temperaturas, 14-16ºC, lo que ayudó a mantener e intensificar el carácter varietal. Después de la fermentación, los vinos se mantuvieron un periodo de tiempo en contacto con las lías finas, para potenciar la estructura del vino aportando ácidos grasos y sensaciones en boca más amplias y glicéricas.

El vino aparece con un bonito color pajizo, con un aroma frutal, con leves matices florales y hierbas secas, con una boca sabrosa, con rasgos amargosos de la variedad pero con una fresca acidez.

Gorka Izagirre G22 2018

Redefiniendo el vino blanco del País Vasco

Gorka Izagirre G22 es la elegancia y sutilidad de un blanco atlántico que, por su frescura, acidez y fluidez, evoca al sotobosque húmedo. Se ha elegido de un pequeño viñedo de 6,5 hectáreas de la Denominación de Origen Bizkaiko Txakolina. Son 2 parcelas de 2 municipios y cuyas cepas no sobrepasan los 15 años. La producción es de 6500 kg/hectárea y una densidad de 3.300 cepas/ hectáreas, cultivadas en cuestas empinadas que, a veces, alcanzan una inclinación de un 30 por ciento.

Elaborado con la variedad de uva 100% Hondarribi Zerratia,  son uvas que maduran en racimos muy pequeños y llegan a pesar de media entre 100 y 120 gr., y muy escasos por cepa. La uva fue seleccionada a mano, racimo a racimo, en cajas de 15 kg. A la entrada en bodega se realizó una criomaceración prefermentativa por espacio de 12 horas, tras la cual se efectuó un prensado suave con prensas neumáticas. Para eliminar las lías gruesas se hizo una decantación estática de 36 horas, a 10 grados de temperatura y en atmosfera inerte. A continuación, el mosto puro se fermentó al límite térmico más bajo para este proceso (14º) con objeto de mantener todas las propiedades frutales y varietales de la uva. Finalizada la fermentación alcohólica de 18 días comienza un proceso de crianza sobre sus propias lías durante 8 meses, removiéndolas una vez al día para obtener la complejidad herbal de la variedad y aumentar el tacto graso que le da elegancia y fluidez. Las labores de clarificación de este, implicaron 4 meses más de permanencia en depósitos y pasar después al embotellado.

El valor más importante de este vino es la capacidad de envejecimiento en botella retrasando la perdida de sus cualidades de juventud y frescura. Un vino que va a ir evolucionando de una forma lenta durante los próximos 5 años a su embotellado, ganando en complejidad y en matices, obteniendo un volumen, estructura y elegancia excepcionales.

Pago de Cirsus Chardonnay 2019

Un único viñedo con denominación propia

Pago de Cirsus Chardonnay blanco procede de la parcela Bolandín cuyas viñas tienen una edad media de 20 años. Toda la propiedad se halla a 400 metros sobre el nivel del mar con una producción media de 4.000 kg. por hectárea y un rendimiento por cepa de 1,65 kg.

La uva fue seleccionada a mano, racimo a racimo, en cajas de 15 kg. con una maceración prefrementativa en frío a 5 grados. Para que la chardonnay adquiera todos los valores varietales, es imprescindible utilizar sabiamente las lías para lograr el volumen, el tacto graso y la complejidad de la cepa. Todo este proceso se realiza en los depósitos de acero inoxidable.

Un vino de color pajizo con leves tintes amarillos, con un aroma potente, a fruta madura, con recuerdos de paja húmeda, con un matiz floral y una acidez fresca como contrapunto de la nota cálida de su graduación alcohólica.